La clau de girar el taller (Satélite K), de ADRIÀ PUNTÍ, es el mejor disco del año, según los Premios Enderrock de la crítica. El álbum, con 13 canciones, significó para Puntí la rotura de un silencio de 10 años sin editar discos.

La inspiración del título proviene del padre del cantante y de su taller. Hace tiempo se acostumbraba a hacer bromas a los aprendices enviándolos a buscar la llave de girar el taller y se trataba de la pieza que pesaba más y no tenía ningún tipo de utilidad. El artista pensó que después de 10 años sin grabar, el título era adecuado.